Cómo saber si mi gata está en celo

Celo de las gatas

Aproximadamente una vez cada seis meses, las gatas se preparan para cuidar sus próximas crías. Si has decidido no esterilizarla pero no quieres que se quede embarazada, te será muy útil saber cuándo ha entrado en celo y cómo hacer para que lo sobrelleve lo mejor posible, ya que si bien es una reacción natural en todos los animales, la realidad es que hay peludos que no lo pasan demasiado bien.

Te explicamos cómo saber si mi gata está en celo.

Comportamiento de una gata en celo

Lo primero que debes tener en cuenta es que las gatas se pueden quedar embarazadas muy pronto, a los 5-6 meses, especialmente si viven en un clima suave. Y ya desde muy jovencita puede engendrar entre 3 y 10 crías. De ellas, no todas encontrarán un buen hogar por lo que es importante pensar muy bien si vamos a esterilizar o no a nuestra compañera y amiga.

Si finalmente se opta por no llevarla al quirófano, debes saber que el celo de las gatas es un poco diferente al de las perras, pues en el caso de las felinas no presentan ningún tipo de sangrado. Sin embargo, sí que notarás que está especialmente cariñosa, mucho más de lo normal. También maullará más, tratando de llamar a un macho, sobretodo por la noche o si percibe el olor de uno por los alrededores.

Gata en celo

Cómo calmar a una gata en celo

Las gatas en celo parecen tener una energía extra, por lo que durante estos días te recomiendo que dediques un poco de tiempo más a jugar con ella. Así estará entretenida y podrá disfrutar más del día. Pero además, puedes ayudarla a calmarse encendiendo velas que lleven aceite esencial de naranja, o pulverizando sus zonas de descanso con esta esencia.

El celo le durará entre 7 y 10 días, durante los cuales es muy probable que no quiera separarse de ti. Cuídala y dale muchos mimos para que pueda sobrellevarlo mejor.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Mercè dijo

    Precisamente he llevado a mi gata esta mañana al veterinario, porque le molestaba algo en la boca (lo comentaré en tu artículo del sarro en gatos) y también le consulté sobre qué hacer respecto a la castración de ella y las otras cinco hembras restantes, más los tres machos.
    Como la castración en las hembras es más complicada, han de abrir la barriga, quitar ovarios y matriz, pues hemos decidido que mejor castrar los tres machos.
    La castración de los machos es externa y sencilla. Dice el veterinario que no son fértiles hasta el año, y que se recomienda castrarlos a los ocho meses. Los podrá castrar los tres el mismo día.
    Lo de la esencia de naranja no lo he probado nunca, desde luego que lo probaré porque prefiero remedios naturales antes que operar. Yo la cepillaba por el lomo, cabeza, barriga, que le gusta, pero si la alzaba unos segundos por el pescuezo/detrás cuello, pues también se calmaba un rato y se ponía a dormir.
    Esa zona del cuello, la tienen especial porque los calma e inmoviliza, y así su madre los puede llevar de un lado a otro cuando son pequeñines. No sé si es lo correcto, pero no le hace daño y se calma.
    Cada gata es diferente pasando el celo. Tuve una gatita buenísima hace años que era estéril, maullaba un poquito, se revolcaba a ratos por el suelo y ya está.
    Esta gata que he llevado hoy al veterinario, es color gris tortuga, con color point o siamés. Dicen que los siameses tienen el celo más seguido y más notorio por su voz más ronca. Me lo creo, ésta cuando maúlla se le oye bastante.
    Sin embargo otra gata rallada gris y zonas blancas que tuve, apenas hacía nada diferente, se rozaba brevemente con la otra, y si ésta le rozaba por zona baja de la cola, pues ponía el trasero en popa, pero nada más “destacable o molesto”.

  2.   Monica Sanchez dijo

    Hola Mercè.
    Sí, el aceite esencial de naranja ayuda mucho estar tranquilos. También puedes echarle 4 gotas de Rescue Remedy (de Bach) al bebedero (o a su lata). Durante el pasado verano les estuve dando este remedio a mis gatos y funcionó: les ayudó a estar mucho más calmados durante las fiestas.
    Puedes probar a ver qué tal. Daño no les hará, ni una cosa ni la otra 🙂 .

Escribe un comentario