¿Cómo puedo saber si mi gato está estresado?

Gato

Los gatos son animales que, como nosotros, también pueden sentir estrés. Pero debemos saber controlarlo para evitar que se convierta en frustración y/o depresión. El carácter de estos felinos sigue siendo un misterio; incluso los que hemos vivido con ellos durante toda la vida, aún hay ciertas cosas que no acabamos de entender sobre nuestro querido amigo.

Como no hay dos gatos iguales, este artículo debe tomarse como una guía orientativa. En caso de dudas lo mejor que se puede hacer es consultar con un etólogo felino, el cual sin duda nos dirá qué es lo que le pasa a nuestro gato, y cómo solucionarlo. Aclarado esto, te explicamos los síntomas más frecuentes de estrés a continuación.

Gatito

A los gatos les gusta tener controlado su territorio, y cuando hay alguna novedad, se estresan. ¿Cómo te hacen saber que están estresados?

  • Empiezan a orinar fuera del arenero (ojo: hay que diferenciar bien un problema del tracto urinario de un problema de estrés. La infección urinaria suele venir acompañada de orina con sangre, dificultad para orinar y/o expulsar muy poca cantidad de líquido; además de otros síntomas, pero éstos suelen ser los más frecuentes). Si el veterinario descarta infección, piedras, … en fin, si dice que el gato está en perfecto estado de salud, entonces es muy probable que orine para hacerte saber que está estresado.
  • Arañar muebles, destrozar cosas,…
  • Arañarte a ti cuando antes no lo hacía.
  • Si sale al exterior: es probable que pase más tiempo fuera.
  • También hay gatos que se arrancan el pelo de determinadas zonas.

MOTIVOS POR LOS CUALES UN GATO PUEDE ESTAR ESTRESADO

Los motivos pueden ser muchos y muy variados, pero los más comunes son:

  • Entrada de un nuevo animal. Estará más estresado cuanto menos sociable sea.
  • Cambios en el hogar, o cambio de hogar.
  • Cambios en su alimentación. La transición de una dieta a otra deberá de ser lenta y progresiva. Los gatos son muy especiales con la comida, y pueden tardar meses (y quizás algún año) en aceptar la nueva dieta. Si le insistes mucho, puede dejar de comer.
  • Cambios en el comportamiento del humano que lo cuida. Sí, ellos también se pueden ”contagiar” de nuestro estrés.

Gato blanco

POSIBLES TRATAMIENTOS

Como decíamos, ningún gato es igual a otro, pero básicamente todos quieren lo mismo: que el humano le haga caso, le entienda, que pase tiempo con él. Un gato que ha vivido desde su más tierna infancia con humanos, quiere estar con ellos. A veces parece que tienen un carácter independiente, que les gusta estar solos. Pero en realidad no es así (no para todos).

Ejercicios de respiración/relajación/meditación, pero no para el gato… sino para el humano. Tratar de vivir sin menos preocupaciones, más tranquilos.


Escribe un comentario