Cómo preparar la casa para mi nuevo gato

Gato con collar

¿Ya has decidido que vas a compartir tu vida con un pequeño felino? ¡Enhorabuena! Cuando yo tomé esa misma decisión hace unos años, me pregunté cómo preparar la casa para mi nuevo gato, y la verdad, fue mucho más sencillo de lo que en un principio me podía imaginar.

Sigue leyendo para que a ti también te resulte fácil.

Antes de llevar al animal a su nuevo hogar, hay que poner la casa a prueba de gatos, especialmente si vamos a adoptar o comprar un gatito o un gato joven. Así, lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos de que los cables de toda la vivienda sean inaccesibles para el animal, ya que en caso contrario podría morderlos. En algunos casos, esto no es posible, por lo que se debe de cubrir los mismos con la protección adecuada. Otra opción es mantener la habitación cerrada en tu ausencia. De esta manera no tendrás que preocuparte de que tu nuevo gato tenga alguna descarga eléctrica tras haber mordido el cableado eléctrico.

Una vez que tengamos esta parte resuelta, pasaremos al mobiliario. Como sabes, a los gatos les encanta mantener sus uñas perfectamente afiladas, cosa que harán con lo primero que encuentran, que suele ser el sillón o el sofá. Para evitar que el mobiliario quede destrozado, se tiene que comprar un rascador -o varios- y enseñarle a usarlo/s, y por supuesto, cubrir el mobiliario con una manta hasta que aprenda que sólo puede afilarse sus garras en dicho rascador.

Casita para gato

Es importante que le compres a tu nuevo amigo juguetes, tales como pelotas y/o plumeros, para pasar momentos divertidos con él. Tampoco deben faltar el comedero y el bebedero, además de un pienso apropiado para su edad y peso. No hay que olvidarse del arenero, el cual colocaremos en una habitación tranquila, lejos de su comida.

Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros.


Escribe un comentario