Cómo mantener el bebedero del gato limpio

Gatito bebiendo agua

El agua es vital para todos los seres vivos, y también para los gatos. La falta de ella le puede ocasionar importantes problemas, especialmente en el tracto urinario. Sin embargo, en estado salvaje no beben mucha, ya que por lo general consiguen la que necesitan comiendo sus presas. Pero claro, en nuestros hogares no tienen necesidad de cazar, pues se alimentan de un pienso que suele ser seco. Esta comida es apropiada para estos animales, pero sólo un tiene un 14% de humedad (si es seco) o un 70% (si es húmedo).

Una de las cosas que podemos hacer para animarle a beber más es la de averiguando cómo mantener el bebedero del gato limpio.

Siempre que se traiga un nuevo animal al hogar hay que dejarle su bebedero con agua fresca y limpia a libre disposición. Un gato que se encuentre su agua sucia (aunque sea sólo un poquito) no beberá. También hay que tener en cuenta que, por lo general, no les gusta beber de un agua que está permanentemente estancada. Por este motivo es probable que te lo encuentres alguna que otra vez bebiendo del grifo o incluso del WC (no es una broma, mi gato Benji lo hace).

Así, en nuestra rutina diaria debemos incluir lavar los platos y los bebederos de nuestros gatos a fin de evitar la proliferación de bacterias y, como consecuencia, problemas de salud o de acné felino.

Gato negro bebiendo leche

Para lavarlos se podrá usar el lavavajillas que usamos para fregar los platos, aunque después nos tenemos que asegurar de enjuagarlo y de secarlo bien con un trapo seco y limpio. Los gatos necesitan beber agua limpia todos los días, y sólo podrán hacerlo si mantenemos su vajilla, la cual es muy recomendable que sea de acero inoxidable o de cerámica, siempre impoluta.

Si tu gato no bebe suficiente agua o si ha empezado a orinar fuera de la bandeja no dudes en llevarlo al veterinario.


Categorías

Alimentación

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Mercè dijo

    Como tengo 9 gatos, el bebedero era un caos, jugando volcaban el cazo, o metían sus patitas ensuciando el agua y mojando la casa, o se les caía los restos de comida dentro y tenía que cambiarles el agua muy frecuentemente, aparte de que se la bebían enseguida.
    Ahora tienen un dispensador de agua, una botella rellenable que va dando agua según beben. Como el cuenco que se llena es bastante grande, cada vez que les lavaba el recipiente tiraba mucha agua (embotellada porque aquí la del grifo huele a cloro/lejía y no la quieren), entonces se me ocurrió ponerles una piedra de río de ocupa casi todo el recipiente.
    Ahora tienen un espacio alrededor de la piedra para beber, no meten las patitas dentro porque pisan la piedra antes y cuando les lavo el recipiente no tiro apenas agua.

Escribe un comentario