Cómo llegó la raza van turco a occidente

van turco

El gato van turco, aparte de ser robusto y grande es una de las razas más hermosas del mundo así como una raza inteligente y lleno de energía. Fueron aceptados como raza pura en 1969 y su introducción en occidente cuenta con una bonita y curiosa historia.

Se lo debemos a dos británicas, una periodista y otra fotógrafa, ya que en 1954 realizando una guía turística para el Patronato de Turismo del gobierno turco, les llamó la atención unos gatos de pelo semicortos, semisalvajes, que merodeaban por el extrarradio de las poblaciones.


Eran unos gatitos blancos con una macha castaña en la cabeza y la cola. No se trataba de ejemplares de angora que por aquel entonces criaba de manera controlada el zoo de Ankara y era casi imposible encontrarlos fuera de aquella institución. Pensaron era una raza desconocida que se había mantenido intacta en la región.

Cuando regresaron a Inglaterra se llevaron una pareja de aquellos lindos gatitos. Superada la cuarentena la gata parió tres gatitos blancos con manchas caoba en la cabeza y la cola. En los años siguientes aquellos gatos se multiplicaron y despertaron el interés de dos prestigiosas criadoras y jueces felinos, que decidieron pedir el reconocimiento oficial de la misma.

Fue en 1959 cuando Laura Lushington y Sonia Halliday regresaron a Turquía, de donde importaron otras parejas de van turco con las que comenzar una cría controlada. Los van ingleses alcanzaron el número de generaciones de cría sin mestizaje necesarios para que en 1969 fueran finamente aceptados como raza pura por el Governign Council of the Cat Fancy (GCCF).

Entre tanto en Turquía unos recientes estudios científicos han comprobado que las diferencias genéticas entre van y angora son muy pequeñas. Los gatos van no están en venta en el país, pues se encuentran protegidos por un proyecto de protección de especies aprobado en 1992. Cerca de un centenar de ellos son expuestos en los jardines de la Universidad de Van.


Categorías

Sin categoría
Etiquetas ,

Rosa Sanchez

Puedo decir que el gato puede ser el mejor amigo del hombre. Rodeada siempre de ellos me impresionan y me maravillan por la gran capacidad que tienen... Ver perfil ›

Escribe un comentario