Cómo jugar con el gato

Gatito jugando

Mucho hemos hablado sobre la importancia de pasar tiempo con nuestro amigo, no sólo para pasar grandes momentos con él, sino también para que, una vez llegada la noche, le apetezca más descansar que corretear por toda la cosa. Hoy te voy a explicar cómo jugar con el gato, pues no podemos olvidar que estamos ante un animal que ha evolucionado para ser depredador, y que el juego puede influir en el comportamiento del peludo.

Dicho esto, aprendamos a jugar de manera sana.

Tus manos no son juguetes

Cuando los gatitos son bebés tenemos mucha tendencia a jugar con nuestras manos, pues ellos apenas hacen daño. Sin embargo, es importante que tengamos en cuenta que dentro de unos meses serán gatos adultos, y querrán jugar con esta parte tuya del cuerpo, ya que es lo que aprendieron de pequeños. Y entonces sí que harán daño. No debes dejarle ni arañarte ni morderte; si lo hace, simplemente detén el juego, espera unos minutos, y enséñale un juguete (un plumero o un peluche para gatos) y vuelve a jugar.

Sin brusquedades

El juego tiene que ser tranquilo. Divertido, sí, pero no tenemos que jugar como lo haríamos con un perro por ejemplo. Los felinos tienen otra manera de comportarse, y no podemos ser demasiado bruscos, pues de lo contrario nuestro gato puede acabar estresado y, en casos extremos, podría llegar a atacarnos.

Gato jugando

Utiliza juguetes apropiados

Tan importante como jugar bien es elegir correctamente los juguetes. En el mercado encontrarás infinidad de ellos, pero por propia experiencia te recomiendo sobretodo las pelotas que llevan un cascabel en el interior, plumeros (mejor si llevan un peluche enganchado en vez de plumas), y una simple pelota hecha con papel de aluminio. También les sirve cualquier cordón de zapato que no necesites, turbante… Como ves, no hace falta complicarse mucho, pues los mejores juguetes a veces los tenemos en casa.

Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario