Cómo hacer feliz a un gato

Gato adulto feliz

Este es un tema que creemos que es interesante, y que muchos podríamos pensar que es cuanto menos complicado. Pero la realidad difiere bastante de la ficción, pues estamos hablando de unos animales que, si bien son muy especiales en algunas cosas, no necesitan mucho para tener un buen estado de ánimo.

Así pues, veamos cómo hacer feliz a un gato.

Para establecer una relación fuerte y sana con estos magníficos felinos hay ser conscientes de que lo más importante que debemos hacer, desde el primer día, es respetarle y educarle como lo que es: un gato. A veces caemos en el error de tratarlos como si fuesen bebés humanos, y los educamos como tal, olvidándonos -o ignorando- el hecho de que ellos tienen un carácter propio y que por lo tanto aprenden de una manera distinta a cómo lo haríamos nosotros. Ellos son animales diseñados para cazar utilizando su propio cuerpo, por lo que todas las sesiones de juego que les demos las verán como una oportunidad más para perfeccionar sus técnicas depredadoras, aunque no vaya a ponerlas en práctica nunca.

Teniendo esto en cuenta, un gato será feliz si nosotros lo tratamos como gato, es decir, si dejamos que haga sus siestas tranquilamente, y sobretodo si pasamos tiempo con él, ya sea jugando o simplemente haciéndole compañía.

Gato feliz

No hay que olvidar que el sentido del oído de estos peludos está mucho más desarrollado que el nuestro, pues pueden escuchar el sonido de roedor a 7m de distancia. Por este motivo, conseguiremos que esté más tranquilo y, al mismo tiempo, más animado si no le ponemos cascabel. En caso contrario, el constante tintineo le puede provocar daños irreversibles en el oído.

Y si hay algo que hace feliz a un gato, son sin duda las latitas para gatos. Premia a tu mejor amigo peludo de tanto en cuando con una, y ya verás cómo levanta el ánimo 🙂 .


Escribe un comentario