Cómo evitar un gato obeso

gato obeso

Los gatos sobre todo los caseros pueden tender a engordar por falta de actividad y una sobrealimentación. La obesidad en los gatos no es buena y podría acarrear problemas de salud para el minino por mucho que nos guste tener un gato gordo. Para evitarlo hay que seguir unas buenas prácticas a la hora de la comida, porque tener un gato gordo no significa que esté sano.

Será el veterinario quien se encargue de marcarle el peso adecuado del gato. Dependiendo su raza, edad y si está esterilizado esa es la mejor guía para alimentarlo sin provocare sobrepeso. Al igual que las personas los gatos tienen que tener su horario de comida.


La obesidad se presenta como resultado de un incremento del consumo de alimentos o un empleo reducido de la energía. Esto quiere decir que un gato obeso, ingiere mayor cantidad de energía de la que realmente necesita y desgasta. Este exceso de energía se acumula en el organismo en forma de grasa.

Para evitar un gato obeso tenemos que distribuirle la comida en tres o cuatro tomas. Si tú acostumbras a tu gato a comer siempre a la misma hora, por ejemplo por la mañana, mediodía y noche le evitarás problemas de obesidad y salud. Además, a lo largo del día siempre solemos premiarle con alguna golosina, aunque este tipo de ‘premio’ no podemos abusar de ellas porque supone energía extra que si no gasta se representa en peso.

Los piensos secos contienen demasiados cereales y predisponen a la obesidad. Es mejor alimentar por lo menos la mitad de la ración del gato con alimentos húmedos.

A diferencia de los gatos que están fuera de casa, el gato de interior no tiene exigencia física, como cazar, saltar, correr y trepar, por eso es primordial para tu gato que lo animes a realizar ejercicio en casa.

Recordar que un gato obeso es propenso a tener: Diabetes mellitus. Síndrome urológico de tracto inferior (FLTUD=feline low tract urinary disease). Lipidosis hepática. Problemas respiratorios. Osteoartritis y problemas articulares. Hipertensión arterial y enfermedades de la piel.


Escribe un comentario