¿Cómo evitar las peleas entre gatos?

Gatos peleándose

Las peleas entre gatos constituyen el segundo motivo principal de las visitas al veterinario, y es que las riñas entre peludos pueden dejar heridas importantes en el cuerpo del animal. Para evitarlas es necesario tomar una serie de precauciones que ayudarán a que la convivencia sea pacífica.

Así que si tienes dos felinos que no se llevan bien, ¡toma nota de estos consejos!

A tener en cuenta

Los gatos son animales muy territoriales. Cada día, desde el primer momento que llega a casa, no dudará en dejar su olor corporal por todos los rincones de su nuevo hogar (sofás, camas, nuestras propias piernas, en la ropa…). Este olor es para advertir a los demás de que todo eso es suyo, de que forma parte de su territorio.

Y no hay problema… hasta que aparece otro gato. Es entonces cuando pueden surgir los conflictos. Nuestro ”viejo” amigo en estos momentos no ve al otro gato como un compañero con el que jugar, sino más bien con un inquilino que ha entrado en ”sus dominios”. Es por esto que es tan importante, no sólo la socialización de los gatos, sino hacer las presentaciones poco a poco y gradualmente, con chuches, mucho cariño -a ambos-, intercambiando las camas, poniendo más areneros y jugando con ellos varias veces al día.

Gatos peleando

Frenar una pelea

Cuando no se ha podido evitar la pelea, por un motivo u otro, lo que debemos hacer es separar a los gatos cuanto antes. Un sonido fuerte como un silbido o una palmada de manos suele ser suficiente para distraerlos. Lo que no hay que hacer nunca es tratar de separarlos cogiéndolos en brazos (a no ser que llevemos guantes especiales que nos puedan proteger de los arañazos), ya que podríamos salir heridos en el intento.

Para que no vuelva a suceder, es muy aconsejable pedir consejo a un etólogo felino, y llevar a los gatos al veterinario para que les hagan una revisión completa para ver si tienen algún dolor que estén ocultando.


Escribe un comentario