Cómo enseñar a un gato a no arañar los muebles

Gatito

Los gatos son unos animales que dedican mucho tiempo al cuidado de sus uñas, algo con la que precisan la ayuda de… lo primero que encuentren 🙂 , que suelen ser nuestros muebles. Este comportamiento no suele gustar mucho a sus cuidadores, pero como vas a ver, tiene fácil solución. Pero, eso sí, debes saber que sólo se va a producir un cambio si eres constante, pues será suficiente que le dejes arañar una vez para tener que volver a empezar de nuevo. Son muy, muy listos.

Así pues, veamos cómo enseñar a un gato a no arañar los muebles.

¿Por qué araña los muebles y cómo evitarlo?

Es necesario saber por qué nuestro gato se comporta de esta manera para tratar de entenderlo y comprenderlo mejor. Bien, el gato, al igual que todos los felinos, utiliza sus uñas para marcar su territorio, además de para dar caza a sus presas. Si está en el campo, se afilará sus uñas en los troncos y ramas, pero si está en el interior de un hogar, lo más parecido que encontrará son los muebles, y no dudará en utilizarlos para lograr tener unas garras perfectas.

Para evitar este comportamiento, una de las cosas que se debe de hacer es la de adquirir uno o más rascadores, preferentemente de los altos que lleguen al techo, para que los use cada vez que sienta la necesidad de cuidar de sus uñas. Pondremos uno en donde la familia haga más vida, como por ejemplo la sala de estar, y otro en donde el animal tenga su cama. Con la ayuda del catnip (en spray), o tirándole un juguete que le encante al rascador, conseguirás que lo utilice.

¿Qué hacer cuando ya ha comenzado a arañar los muebles?

En el caso de que el animal ya haya comenzado a arañar los muebles, es muy recomendable utilizar productos con feromonas felinas, pulverizando aquellos que use a menudo. También hay que colocar rascadores en las zonas donde el gato pase más tiempo.

Recuerda que tu amigo sabe cómo te sientes en cada momento, por lo que si tú estás muy estresado/a, él es muy probable que termine así, algo que agravaría aún más el problema. Teniendo esto en cuenta, hay que mantener la calma, estar tranquilos/as. Si pillamos al gato arañando el sofá, no le gritaremos ya que no lo entenderá; será suficiente con un ”NO” firme, o utilizar un juguete para conseguir llamar su atención.

Gatito en rascador

¿Sabes otros trucos para evitar que el gato arañe los muebles?


Escribe un comentario