Cómo enseñar a mi gato a no morder

Gato mordiendo

Todos los que hemos adoptado o adquirido a un gato siendo cachorro hemos recibido algún que otro mordisco. Es algo completamente normal, ya que a fin de cuentas, los gatitos usan también sus dientes para explorar todo lo que tienen a su alrededor. Pero esto no significa que tengamos que dejarle que nos muerda; de hecho, es muy importante enseñarle que no puede hacernos eso para evitar que surjan problemas en el futuro.

¿Cómo conseguirlo? Con mucha paciencia, y con los consejos que te voy a dar a continuación. Descubre cómo enseñar a mi gato a no morder.

Ya desde el primer día en el que el gato llega a casa hay que jugar con él utilizando siempre un juguete: un plumero, una cuerda, un peluche…, o lo que prefiramos (excepto cordones, porque luego va a jugar con los de los zapatos, y a ver quién le dice que no puede hacerlo 🙂 ). Es muy, muy importante que tengamos esto en cuenta: el juguete tiene que estar entre el gato y nuestra mano; es decir, que ha de servirnos como ”escudo” de protección.

En ningún caso hay que ponerle un peluche entre sus patas y moverlo bruscamente de un lado a otro, ya que de lo contrario lo que haríamos sería animarle a que atacase, no sólo al peluche, sino también a la mano, por lo que una vez que fuese adulto nos haría esto:

Gato jugando

Algo que duele mucho. Así pues, bajo ningún concepto tenemos que ponerle nervioso si no queremos que saque sus uñas y nos deje la mano con algún que otro arañazo y/o mordisco.

¿Qué hacer si me muerde?

Lo primero que tienes que hacer es tener paciencia. Si por lo que sea te ha pillado la mano y la tiene, como se ve en la imagen superior, entre sus patas, ciérrala y no hagas ningún movimiento. Poco a poco se calmará, y tú podrás recuperarla. Una vez la tengas, no le grites ni le pegues, pues no serviría para nada, sólo para que te tuviese miedo. Simplemente ignóralo, y al cabo de cinco o diez minutos ponte a jugar con él utilizando un juguete.

Si quieres evitar que te muerda, te recomiendo tratarlo con respeto, estando tranquilo/a. Los gatos, por lo general, son animales tranquilos, a los que no les gustan los movimientos bruscos, por lo que si no queremos que nos muerdan, es conveniente permanecer calmados.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

7 comentarios

  1.   virginia dijo

    Hola! Hace un mes adopté un gato de unos 4 años de edad y tiene la costumbre de morder tal cual la foto. Intento que deje de hacerlo pero sigue con la misma costumbre, qué puedo hacer!!!???

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Virginia.
      Hay que tener paciencia. Cada vez que te intente morder, dale un juguete, o aléjate.
      No tardará en aprender que no puede hacerlo.
      Un saludo.

  2.   danelly dijo

    hola ….es normal que un gato sano. duerma tanto……gracias

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Danelly.
      Si duerme entre 16 y 18 horas, sí es normal 🙂
      Un saludo.

  3.   Mercè dijo

    Pues a los míos los tengo mal acostumbrados. Cuando son pequeñitos a alguno le gusta jugar con todo lo que encuentra, y como no, la mano es otro juguete y además interactiva, yo le dejo hacer, es su instinto, es como decirle a un halcón que vuele, pero no muy alto. Alguno aprieta más los dientes, otro saca más o menos las uñas de las patas de atrás… pero bueno yo les digo ay! ay! que me haces pupita… entonces, se queda quieto, se me queda mirando y sigue mordiendo, pero más flojo jaja, Los cachorros perrunos hacen lo mismo, les molestan los dientes cuando les salen/crecen.

    Otra cosa es que venga la madre a defender a su hijito. Hoy mismo, he oído a un gatito quejarse, resulta que tenía una de sus patitas enredada en una cuerda que sujetaba el forro de un rascador de tubo (señores fabricantes, un tubo afelpado caro y la mar de mono, lo he tenido que tirar porque lavarlo por dentro era casi imposible, y el accesorio tubo rígido/rascador/puerta que venía a juego, casi se carga la pata de mi gatito), pues mientras le desenredaba la cuerda de la patita, éste todavía se quejaba (menos mal que estaba allí para “salvarlo”) y su madre gata a venido corriendo a ver qué pasaba, y pobrecita me mordía la mano, sin hacerme daño, como diciendo ¿Qué le estás haciendo a mi hijo?

    Quizás como ya estaba acostumbrada de pequeña a jugar con mi mano, pues eran mordisquitos (un par) de aviso solamente. No sé digo yo.

    Hoy vamos a dar al gatito número 18, que mal/bien me siento. Sentimientos encontrados. Bien porque le vamos a dar un gatito “especial” (es una preciosidad de bonito, siamés como albino, las partes que deberían ser negras, son color vainilla/rosa), es muy cariñoso y juguetón, a una niña especial también, por un tema de salud. Mal porque les coges cariño y se crea un vínculo.

    Espero que lo adoren como yo lo he hecho.

  4.   Mercè dijo

    Les acabo de hacer una foto, a está preciosidad, junto con su clon, juntitos mamando con su mamá (tienen 2 meses y medio). Va a echar de menos estos momentos y los que ha estado pasando jugando con sus hermanos. Pero a cambio recibirá mucho cariño humano y exclusivo todito para él.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Seguro que estará bien cuidado 🙂 . ¡¡Ánimo!!

Escribe un comentario