Cómo elegir y mantener la caja de arena del gato

Bandeja cubierta

Desde que los gatos empezaron a convivir con los humanos se han tenido que adaptar a muchas cosas. Muchos de ellos, sobretodo los que viven en ciudades, ya no salen al exterior, con lo cual todas sus necesidades se tienen que cubrir dentro del hogar. Para ello, es necesario que disponga de una bandeja donde pueda hacer sus necesidades.

Pero hay de varios tipos, y a veces escoger una resulta más complicado de lo que nos pensábamos. Si no sabes cómo elegir y mantener la caja de arena del gato, aquí te echaremos una mano.

¿Qué tipos de bandeja hay?

En el mercado encontrarás básicamente dos tipos de bandeja: las que están cubiertas, y las que no. Ambas están hechas de plástico resistente, con lo cual son muy fáciles de limpiar. Pero… ¿cuál es mejor?

Bueno, en realidad no hay una caja de arena que les guste a todos los gatos, ya que cada uno de ellos tiene sus preferencias. Por este motivo, es preferible comprar una sin tapa para ver si le gusta a tu peludo. Éstas son mucho más económicas, y también las más rápidas de mantener. Ahora bien, si tienes un gato tímido, seguramente se sienta más cómodo en una bandeja cubierta, la cual además evitará que la habitación huela mal. Elijas la que elijas es importante que sepas que, si tienes más de un felino, cada uno de ellos debe tener su propia bandeja.

¿Cómo mantenerla?

Las cajas de arena hay que mantenerlas de la siguiente manera:

  1. Tenemos que retirar las deposiciones, así como los orines, todos los días.
  2. Realizaremos una limpieza ‘a fondo’ una vez por semana, limpiando la bandeja con agua y unas gotas de lavavajillas, y poniendo arena nueva. Si tenemos más de un gato, es recomendable limpiar unas dos veces por semana en vez de una.

Bandeja

Las bandejas higiénicas son un algo fundamental del ”mobiliario gatuno”. ¿Qué tipo de cajas te gustan más: las que no llevan tapa o las cubiertas?


Escribe un comentario