Cómo elegir una guardería para mi gato

Gato blanco y negro

¿Tienes pensado irte de vacaciones pero no conoces a nadie que pueda cuidar de tu peludo? Si es así, es momento de buscarle un lugar donde pueda descansar y pasárselo en grande mientras tú no estés.

Seguramente te preguntes cómo elegir una guardería para mi gato, así que aquí encontrarás la respuesta.

Lo primero que debes saber es que es completamente normal sentir miedos e inseguridades con la sola idea de dejar a tu amigo en un sitio desconocido, por lo que es importante que los profesionales que trabajen en la guardería te respondan a todas las preguntas que tengas, con amabilidad. En efecto, no debes dejar a tu gato en un sitio donde los empleados no traten bien a las personas. Es fácil saber a quién le gustan los gatos y a quién no por la forma en que atiende tanto al dueño como a su animal, por lo que antes de decidirte por una en concreto visita otras guarderías hasta dar con la adecuada.

Para que tengas más confianza te recomiendo que le pidas opinión a tu veterinario, pues muchos de ellos trabajan con ellas.

Cómo elegir una guardería para mi gato

Siempre que visites una, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • El centro debe de estar limpio.
  • El personal debe ser profesional, atendiendo correctamente tanto a los animales como a sus dueños.
  • Los animales deben de estar bien cuidados, con agua limpia y comida fresca. Asimismo, el arenero no tiene que oler mal.
  • Las jaulas tienen que ser lo suficientemente amplias para que pueda correr.

Una buena guardería te pedirá que tu gato tenga todas las vacunas al día, además del micro chip y tus datos de contacto. Además, si tiene alguna dieta especial y/o alguna característica que se deba destacar no dudes en comentarlo.

Elegir una guardería no siempre es fácil, pero con estos consejos seguro que encuentras la más adecuada para tu gato. 🙂


Un comentario

  1.   Mercè dijo

    Aparte de las vacunas, también preguntaría sobre el control parasitario, dos que recogí de la calle tenían parásitos intestinales, menos mal que les puse rápido las benditas pipetas.
    Por cierto no sé lo que vale por ahí, a mi me costó 130€ visita+vacunas+chip.
    Y el pienso que le van a poner también es muy importante, hay calidades y calidades, hay latas que huelen realmente mal, y así huelen luego sus heces, en una, hasta me encontré un trozo de hueso como un colmillo de gato, menos mal que lo vi pronto.
    Juntos no pueden estar porque se pueden pelear, y por tema macho/hembra, por lo que las jaulas han de ser grandes y con gran rascador/trepador o se aburrirán.

Escribe un comentario