Cómo educar a un gatito de 2 meses

Gatito joven

El gatito en su más tierna infancia es un animal extremadamente travieso. Enseguida que le empiezan a salir los dientes de leche, allá por la tercera semana de edad, va a empezar a comportarse de una manera que puede no gustar demasiado a los humanos. Y es que va a querer explorarlo todo… con su boca y con sus uñas. A esta edad no hace mucho daño, pero puede llegar a hacerlo tantas veces al día que más de una vez nos preguntamos si seguirá siendo así una vez adulto.

Pero la respuesta a esa pregunta la tenemos nosotros mismos. Sí, sí. Dependiendo de lo que le enseñemos -consciente o inconscientemente-, el pequeño se comportará de una forma de otra. Para que el día de mañana se porte bien, es necesario saber cómo educar a un gatito de 2 meses. Veamos qué es lo que tenemos que hacer para transformar al ”pequeño monstruito” en un felino social.

¿Qué necesito para educar a un gatito de 2 meses?

Lo que más vas a necesitar será paciencia. Mucha, mucha paciencia. El gatito va a ponerte a prueba varias veces al día, todos los días. Se va a subir en tu regazo, a veces para dormir, pero otras para jugar, y hay que saber que la palabra ‘jugar’ a esta edad conlleva arañar y morder todo lo que se encuentra, incluyendo manos, brazos y piernas.

Pero tampoco puede faltar el cariño. De hecho, esto es fundamental. Si el pequeño no recibe cariño todos los días, entonces será un gato adulto que se portará de manera inadecuada con la familia y con las visitas.

¿Cómo educarlo?

Es muy importante tener siempre presente que no hay que dejar que nos arañe ni que nos muerda. Nunca (o casi nunca). Por ello, tenemos que asegurarnos de que siempre tenemos un juguete o una cuerda cerca, ya que será eso lo que usaremos para jugar con él.

En el caso de que no tengamos nada, si por ejemplo se sube al sofá, lo bajaremos; y si se vuelve a subir y nos vuelve a atacar, lo volveremos a bajar. Así hasta que se quede tranquilo. Al principio costará que aprenda que no puede atacarnos, pero con tiempo y paciencia lo conseguiremos.

Otro punto del cual no nos podemos olvidar es el de la socialización. El gatito debe de estar con la familia cuanto más tiempo mejor. Si lo tenemos todo el día encerrado en una habitación, sin apenas contacto humano, crecerá convirtiéndose en un gato ‘antisocial’, que evitará a las personas. El animal debe de ser cogido en brazos, ser acariciado por niños y mayores, tiene que divertirse jugando con ellos y con los otros animales que vivan en casa,… en definitiva, tiene que hacer vida familiar.

Sólo así aprenderá a convivir con nosotros.

Gatito de dos meses

Y, por las noches, descansará tranquilo. 🙂


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario