Cómo educar a mi gato sordo

Gato blanco

Un gato sordo es un gato que necesita mucho amor y, sobretodo, seguridad. Tanto si ya nació con esta discapacidad como si ha ido perdiendo capacidad auditiva con los años, es importante tratar de adaptarnos a esta nueva situación para conseguir que tenga una buena calidad de vida.

Para ayudarte, vamos a explicar cómo educar a mi gato sordo.

Cuando se convive con un gato sordo, en realidad no hay que hacer nada que no haríamos con otro que sí nos pudiera oír. Para educar a estos animales hay que repetir siempre los mismos gestos en las mismas situaciones, de esta manera, no tardará en entender qué es lo que quieres que él haga. Es importante que no le grites, y que uses sobretodo el lenguaje corporal más que el verbal.

Por su seguridad, no debes dejar que salga al exterior, pues al no poder oír, su vida correría un serio peligro. Ahora bien, hay que pasar tiempo con él, ya que de lo contrario acabaría comportándose de manera inadecuada (arañando los muebles,  aislándose de la familia y/o haciendo sus necesidades fuera de la bandeja).

Gatito joven

Es interesante saber que, al igual que ocurre con los seres humanos, cuando se pierde un sentido, se desarrollan aún más los otros, es decir, si tu gato pierde capacidad auditiva, con el tiempo se le mejorará el sentido del tacto y/o de la visión. Así pues, aprovéchate de ello y haz que tu amigo se divierta buscando trozos de comida que has escondido previamente en diferentes lugares de la casa. Él se lo pasará estupendamente, y tú podrás sacarle unas cuantas fotografías.

Y, por último, aunque sea obvio, no hay que dejar de darle cariño. Demuéstrale lo mucho que le quieres todos los días, con caricias, y dándole premios (ya sea comida, juguetes o besos). Porque él, al igual que un gato oyente, lo necesita.


Escribe un comentario