Cuándo y cómo destetar a los gatos

Gatitos bebés

Normalmente, las mamás gatas destetan a sus pequeños a partir del mes y medio de edad. Pero por diversos motivos un gatito puede acabar huérfano de madre o abandonado en la calle, por lo que entonces será un humano quien tenga que encargarse de cuidarlo, pues él solo no podría sobrevivir.

Pero claro, ¿cómo podemos saber que ha llegado el día en el que tengamos que empezar a incluir otros alimentos en la dieta de peludo? A veces no es fácil, por lo que te vamos a explicar cuándo y cómo destetar a los gatos.

Cuándo destetar a un gato

Saber que un gato está listo para comer otro tipo de comida y no sólo leche es muy fácil: nos lo dirá él mismo. Obviamente, no saben hablar como nosotros, pero hay unos cuantos signos o señales que nos indicarán que el peludito ya no quiere tanto biberón, y son:

  • Empieza a morder con fuerza todo lo que encuentra: el biberón, tus dedos, etc.
  • Ya se le pueden ver las puntas de sus dientes.
  • Maúlla como si pidiera más comida después de beberse su biberón, el cual es probable que le dure cada vez menos.
  • Si tienes otro gato que ya come pienso, es posible que al gatito le apetezca probarlo.

Todo esto sucederá más o menos a partir de las 4 semanas de edad, pero hay alguno que a las 3 semanas o a las 3 semanas y media ya quiere dejar de beber leche.

Cómo destetar a un gato

El proceso del destete debe de ser gradual. No podemos sustituir de un día para otro la leche por el pienso o la comida que le queramos dar. Hay que pensar que los dientes se le están desarrollando ahora, y hasta que no cumpla los 2 meses o 2 meses y medio no podrá masticar el pienso seco.

Así pues, lo que haremos será ir dándole pienso húmedo para gatitos durante, al menos, 2 semanas, tras las cuales sí que le podemos dar a probar el pienso seco remojado con leche. Con dos meses cumplidos, se podrá dejar de darle leche y sustituirla por agua.

Gatito joven

Con estos consejos y muchos mimos, tu gatito crecerá sano y fuerte 🙂 .


4 comentarios

  1.   Mercè dijo

    Acabo de hacerle un vídeo a una de mis gatas. Me ha hecho gracia como 5 gatitos (de otras 2 madres que parieron más o menos al tiempo de ella) la “arrollaban” para mamar, ya que todavía tiene leche. Tienen pienso junior siempre a su disposición, más el fiambre/latas que les doy 3 veces al día, pero también les gusta su dosis de leche.

    Como los gatitos ya tienen 3 meses, son la mitad de grande que ella, y claro, los 5 encima pues apenas se veía la madre jaja.

    Prácticamente todos mis gatitos han comenzado a comer pienso (de tamaño minúsculo para bebés, como medio guisante) al mes de edad. Las primeras camadas mamaban, bebían biberón de leche para gatitos (la leche normal no la puede beber ningún gato, ya que les produce diarrea, lo repito porque la gente no lo sabe, es un mito, sólo le veo una utilidad; darle leche de vaca una sola vez, en caso de haber recogido al gato de la calle, porque como le produce diarrea, se puede ver fácilmente si tiene gusanos o no…), sigo, mamaban, tomaban biberón, latitas y pienso para bebés, todo a la vez durante el día según les apetecía o yo les iba dando (siempre se ha de intentar de poner una cantidad suficiente para que dejen un poquito de comida en el recipiente y así saber si se han quedado con hambre o no, porque si se quedan con hambre, al rato se pondrán a comer lo que encuentren, hilos, papel, ropa, gomas, plásticos, plumas de juguetes, etc. atragantándose!!!)

    Las 3 siguientes camadas, que vinieron a la vez casi en la misma semana, no quisieron biberón, pero al mes también mamaban, y comían latitas (me refiero a comida de gatos para bebés enlatada), fiambre de jamón y/o pavo/pollo rallado (del BonArea por ejemplo, que salen más a cuenta que comprar latas), y pienso para bebés, todo a lo largo del día.

    Por cierto, no es aconsejable sacarle todos los bebés de golpe a la madre, primero porque va ha ser desconsolador para ella y luego hay que sacarla de la lactancia poco a poco o se le formarán unos bultos impresionantes en las mamas.

    Por lo que sea, a esta gata se le “obstruyó” una de las mamas, o más bien a los gatitos les dio por mamar de otras tetillas (porque si le apretábamos un poco el pezón salía leche), entonces se le comenzó a formar como un bulto en la mama. Me preocupé porque cada vez se le hacía más grande. Intenté que los gatitos mamaran de esa tetilla, y afortunadamente funcionó y al cabo de un tiempo ha quedado perfectamente normal sin hacer nada especial.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Cómo se nota que tienes experiencia en gatas embarazadas y en gatitos jeje 🙂
      Tus comentarios siempre son muy útiles.

      Por cierto, me alegro de que al final se pudiese solucionar de la manera más natural posible el problema de la gata.

      Ahora mismo estoy cuidando una gatita huérfana, que acaba de cumplir las 5 semanas. Desde la tercera semana hasta la cuarta darle el biberón era todo un show, sobretodo por la mañana: se despertaba, me la ponía en el regazo, le ponía el biberón delante, y buscaba la tetina desesperadamente mientras arañaba mis manos y el biberón. La pobre. Se comía los biberones -de 20ml- en pocos minutos.
      Con 4 semanas ya dijimos de darle comida enlatada. Al principio costó, pero le metí trozos diminutos de comida, obligándole un poquillo a que se la tragase, y al final en dos días ya aprendió a comer sola. Fue increíble.
      Eso sí, en dos días su carácter cambió: pasó de ser una gatita tranquila, a ser una gatita muy revoltosa. Es tremenda. Muy cariñosa, pero tremenda. Empieza a querer trepar por las piernas, por las cortinas, en fin, esas cositas jejeje 🙂
      Pero bueno. Poco a poco aprenderá a comportarse. Está en la edad de hacer travesuras.

      Un saludo.

      1.    Mercè dijo

        Son una maravilla, los quiero con locura, cada uno tiene su personalidad, los hay de mirada muy dulce, otro lobito siberiano salvaje, otro con orejas enormes que además es blanco y parece un conejo jaja cuando las sacude toca una con la otra haciendo un sonido de flap, flap, flap, otra que reanimamos durante un buen rato porque no respiraba al nacer, me acuerdo que empezó a reaccionar al frotarle las orejas, y después de intentar de todo claro, ha quedado un poco bizca pero es muy alegre y juguetona, otro con lo ojos tan blancos que parece una fantasma, etc.

        Y son todos tan buenos, cariñosos, limpios y simpáticos, una maravilla.

        Cuando son pequeñitos son más movidos, a dos de la anterior camada sí que les daba por trepar por mis piernas y espalda y ponerse en plan búho en mis hombros para mirar de cerca todo lo que hacía. Al principio tenían las uñas pequeñitas y los arañazos eran minúsculos, pero cuando crecieron un poco venían corriendo a toda pastillas y escalaban hasta mis orejas en un par de botes. Luego ya pesaban más y alguna vez se quedaron colgando de mi trasero y ya les dije que no subieran mááásssss jeje

        Estos últimos no trepan, se quedan en las zapatillas afilándose las uñas, como mucho me mordisquean los tobillos, pero si que echan unas buenas carreras jugando por los sofás unos detrás de los otros.

        La primera camada, que ahora ha hecho un año, siguen trepando, por mesas, sillas, sofás, estanterías, tele… uno “sin querer” nos tiró una tele plana mediana al suelo… y como no, se rompió…. También les encanta morder los cables de los auriculares, y ya se han cargado unos cuantos.

        Hay que vigilarlos, con las ventanas, balcones, plásticos, fuegos… el otro día otro pequeño vi que iba a saltar a la plancha donde hago los crepés y lo cogí justo antes de que pusiera los pies en ella, si no se los hubiera frito.

        Por cierto que como hemos adaptado el balcón/terraza para que jueguen ahí a sus anchas, cerrándolo todo con red. Les hemos comprado algo muy práctico y útil; un banco-baúl, es de plástico resistente y le hemos hecho una abertura/puerta redonda delante, lo justo para que pase un gato gordo, y ahora por el día se acuestan o corretean por encima y por la noche se meten dentro de este banco-baúl http://www.leroymerlin.es/fp/14694960/arcon-de-resina-de-265-l-garden-bench?idCatPadre=6762&pathFamilaFicha=010303

        Va de maravilla para sentarse y como casa para ellos. Les abriga, les encanta porque es como una cueva, y fácil de limpiar, sólo hay que abrir la tapa del baúl para cambiarles las mantitas cómodamente.

        Felicidades por la gatita !!! Puedes probar de darle también embutido de jamón/pavo rayado pequeñito, les encanta y cunde mucho.

        1.    Monica Sanchez dijo

          Jajaja, vaya travesuras que hacen.
          ¡Me alegro de que al pequeño no le pasase nada al final! 🙂 Nos dan cada susto…
          Eso de la televisión rota me ha hecho recordar que una de mis gatas, que ahora tiene siete años, también estropeó una cuando era un cachorro. La sorpresa no fue nada agradable, pero a parte de tener una televisión rota, ella salió ilesa, así que no pasó ”nada” malo.

          Gracias por el consejo. Hoy he ido a comprar pienso seco para gatitos, que las latas empezaban a salir caras ya jeje Ahora espero a que se acostumbre a beber agua pronto.

Escribe un comentario