Cómo cuidar un gato esfinge

Gato esfinge

¡Buenos días! ¿Qué tal? ¿Te apetece que comencemos la semana descubriendo cómo cuidar un gato esfinge? Esta raza es muy especial, y también muy exigente pues, al no tener pelaje, son animales a los que hay que evitar exponerlos a las temperaturas extremas (ya sean altas o bajas).

Así pues, sepamos qué necesita este hermoso gato para ser feliz.

Lo primero es, como decíamos, protegerlo de las inclemencias del tiempo. Una temperatura ideal para el gato esfinge sería de unos 20º. Con menos sentiría frío, y con más calor. Hay que tener en cuenta también que en verano los rayos del sol son más intensos, por lo que es muy importante no dejarle que salga al patio o balcón pues su piel podría llegar a sufrir quemaduras.

Al no tener pestañas ni cejas, produce más legañas de lo que sería habitual en otra raza felina para proteger sus ojos, por lo que será necesario pasarle una gasa humedecida con agua templada a diario a fin de mantenerle una correcta higiene. Tampoco podemos olvidarnos de las orejas, a las que habrá que limpiárselas con productos especiales que puedes adquirir en clínicas veterinarias o en tiendas de animales.

Esfinge

Como a los gatos, por lo general, no les suele gustar el agua pero a veces hay que darles una buena ducha, podremos recurrir a la inestimable ayuda de las toallitas para bebés. Se la pasaremos por todo el cuerpo para quitarle la suciedad que puede haber acumulado durante el día, y el sudor.

Por lo demás, el gato esfinge es un felino perfecto para formar parte de la vida de personas que son amantes de estos animales, pero que tienen alergia a los que tienen pelo. Pero, como todos ellos, es esencial darle comida, agua… y sobretodo mucho cariño para que tenga una vida plena.


Escribe un comentario