Cómo cuidar de los gatitos

Gatitos en caja

Quizás te hayas encontrado alguna vez unos cuantos gatitos en una caja o, peor, en una bolsa de basura metidos. Lamentablemente es algo que todavía ocurre con demasiada frecuencia. No se castran o esterilizan a las hembras, pero son muy pocas las personas que quieren hacerse cargo de las crías. Así, lo único que se está consiguiendo es que cada vez haya más animales malviviendo en las calles; en un lugar donde hay muchos peligros.

Son muy pocos los que tienen la suerte de ser encontrados por alguien que se preocupará por ellos. Si tú has sido una de esas personas, te explicaré cómo cuidar de los gatitos.

Lo primero que hay que hacer es asegurarse de que estén bien de salud, por lo que es recomendable llevarlos a un veterinario para que los examine. A menudo estos gatitos tienen parásitos intestinales los cuales si no se eliminan a tiempo pueden perjudicar al animal, o incluso acabar con su vida. Además, con esta visita podrás saber su edad aproximada. Luego, tanto si tienes pensado quedártelos como si prefieres buscarles un hogar, habrá llegado el momento de llevárselos a casa para darles calor y comida.

En el caso de tengan un mes o menos, tendrás que darles leche para gatitos en biberón (o jeringa), cada 3-4 horas. A partir del mes, podrás empezar a darles pienso húmedo o caldo de pollo. Cuando hayan cumplido los dos meses podrán empezar a comer pienso seco, primero humedecido con agua y más adelante sin.

Gatito naranja

Gritos y llantos nocturnos

Si los gatitos se ponen a gritar o a llorar por las noches, hay que intentar mantener la calma. Hay que tener en cuenta que hasta hace poco estaban con su madre, y es muy posible que la echen de menos. Para calmarlos, te recomiendo que te hagas con un reloj y lo envuelvas con un trapo; así se pensarán que sienten el corazón de su progenitora, y se calmarán.

También es importante que les hables con un tono de voz suave, para que de esta manera te cojan pronto confianza y se dejen coger en brazos por más tiempo.

Mucho ánimo, y paciencia. Ya verás como antes de lo que crees se acostumbran a ti 🙂 .


Escribe un comentario