Cómo cuidar a un gato bengala

Bengala

¿Quién no quisiera tener un gato medio salvaje (en el buen sentido de la palabra 🙂 ) en su casa? Los bengala son híbridos del gato leopardo asiático y de uno doméstico. Son unos animales muy bellos, pero también muy activos que se pueden aburrir más rápidamente que otros peludos si no tienen con qué entretenerse.

Tener uno viviendo con nosotros puede ser toda una aventura, pero para que todos podamos disfrutarla te contamos cómo cuidar a un gato bengala.

Los gatos bengala o bengalí necesitan hacer mucho ejercicio. Es muy recomendable que, siempre que vivas en una zona tranquila (rural), le enseñes ya desde cachorrito a ir de paseo con un arnés y correa diseñados específicamente para gatos. Primero, prueba en casa, luego en el jardín, y finalmente, cuando tanto él como tú estéis seguros, id a pasear por un parque.

En el caso de que no tengas esa posibilidad, o de que te dé mucho miedo perderlo o de que se pueda hacer daño, no te preocupes: en casa también hay que hacer algunos cambios. A los gatos les gusta mucho mirarnos desde arriba, por lo que debemos comprar uno (o varios) rascadores, o en su defecto poner algunos estantes a diferentes alturas en la pared; además, se pueden envolver con cuerda de rafia para que los puedan usar como rascador.

Gato bengala

Como son tremendamente curiosos, hay que tener mucho cuidado de no dejar potenciales peligros a la vista: cables, productos químicos, medicamentos… Pero no sólo eso, sino que se recomienda darles una comida de buena calidad para que se mantengan sanos y fuertes durante toda su vida.

Y, por cierto, debes saber que les encanta ser cepillados. Así que ya sabes, puedes aprovechar esos momentos para tener una experiencia que os ayude a tranquilizaros a ambos, mientras que se fortalece aún más vuestra relación.

Convivir con un gato es algo increíble. Disfruta de tu bengala.


Escribe un comentario