Cómo cuidar a tu gato en invierno

Gato con frío

Una vez que las temperaturas empiezan a bajar más de lo que sería agradable, nuestros amigos buscan la manera de protegerse del frío. Durante estos meses la posibilidad de que acaben con algún que otro resfriado es alta, a menos que se tomen algunas medidas para evitarlo.

Así pues, sigue leyendo para saber cómo cuidar a tu gato en invierno.

Si hay algo que tenemos que vigilar, y mucho, son los cambios bruscos de temperatura. Si se producen cuando el gato no está protegido, casi seguro que cogerá frío y su estado de salud se debilitará. Así pues, si tu amigo es muy friolero, ponle una bufanda especial para felinos, o prepárale una cama calentita cerca de una fuente de calor.

En el caso de que tu gato sea un Sphynx o de cualquier otra raza sin pelo, es muy importante que lo abrigues bien y evites que puedan entrar corrientes de aire por las ventanas y/o puertas., pues una pequeña brisa podría conseguir enfermar al animal. Asimismo, también hay que darles agua templada, es decir, ni fría ni caliente, ya que de lo contrario su garganta podría irritarse.

Gatito con frío

Para que su sistema de defensas se mantenga sano, hay que darle una alimentación saludable, de calidad. Lo ideal sería que comiera un pienso natural compuesto por un mínimo de 70% de carne animal, para que de esta manera pudiera combatir sin dificultad cualquier amenaza. Ahora bien, tampoco está de más el dejar que duerma con nosotros, o comprarles una cama tipo cueva para que se mantenga protegido del frío.

Por cierto, si ves que empieza a estornudar o a toser, o ha empezado a comer menos, llévalo al veterinario para que lo examine y le ponga el tratamiento más adecuado. Así, se recuperará muy pronto.

¡Que disfrutéis del invierno!


Escribe un comentario