Cómo cuidar a mi gato sordo

Gato blanco con ojos dispares

La sordera felina es un problema que, si bien nos obligará a cambiar un poco nuestros hábitos, realmente no debería de verse como un defecto del gato. Como vamos a ver a continuación, la pérdida auditiva no es un impedimento para que el animal pueda llevar una vida completamente normal.

Así pues, si te estás preguntando cómo cuidar a mi gato sordo, aquí encontrarás la respuesta.

Cuando un gato nace con este problema, o cuando se vuelve sordo a una determinada edad, una de las primeras cosas que hay que hacer es no dejar que salga al exterior, ni siquiera si vivís en el campo, pues no va a poder escuchar el sonido de, por ejemplo, el claxon de un coche, ni tampoco escucharte a ti cuando lo llames. Es muy peligroso, y podría resultar fatal.

Teniendo esto en cuenta, tenemos que proporcionarle todo lo que necesita…, pero en casa. Esto significa que, para mantenerlo en buena forma, debemos de jugar con él, e incluso es muy recomendable adaptar la casa al gato, poniendo estantes a diferentes alturas y algún que otro rascador que llegue al techo.

Gato blanco

A pesar de que sea sordo, no tenemos que hablarle gritándole, pues podría afectar a su carácter. Lo ideal es utilizar siempre un mismo perfume y, si quieres captar su atención, pisa el suelo o enséñale un juguete (o comida). Verás como enseguida se gira hacia a ti. También es muy aconsejable evitar el poner el volumen demasiado alto de la televisión o de la radio, ya que podría asustarse.

Y, por supuesto, no nos tenemos que olvidar de las muestras de cariño. A todos los gatos, sean sordos o no, les encanta sentirse queridos. Además, así se fortalecerá vuestra relación al aumentar la confianza entre ambos.

Como vemos, los cuidados que necesita un gato sordo no son muy diferentes a los que le daríamos a un gato oyente. Sólo es cuestión de paciencia y, sobretodo, respeto por el animal.


Escribe un comentario