Cómo cuidar a mi gata embarazada

Gata en cama

Cuando sabemos que vamos a tener nuevos gatitos, nuestro día a día se vuelve más emocionante, ya que la futura mamá necesitará de muchos más mimos y cuidados para que no surja ningún imprevisto y todo vaya bien.

Es una etapa delicada, por lo que te explicamos cómo cuidar a mi gata embarazada para que le falte de nada.

Alimentación

Y vamos a empezar por lo básico: su alimentación. Según vaya avanzando el embarazo, iremos viendo como poco a poco va aumentando su ingesta de comida, por lo que tendremos que ir rellenando el comedero -el cual siempre tiene que estar lleno- más a menudo. Esto es algo completamente normal y no debe alarmarnos. Pero, para evitar que coja más peso del que toca, te recomiendo que al menos durante los dos meses que dura el periodo de gestación le compres un pienso de alta calidad, que esté compuesto únicamente por un alto porcentaje de carne y vegetales procedentes de la agricultura ecológica.

Es preferible también darle pienso húmedo, pues los gatos son animales que no beben demasiada agua, y durante el embarazo necesitan cuidarse más que nunca. Así, con el pienso húmedo nos aseguraremos de que no tendrá ningún problema, ni ella ni sus crías.

Tranquilidad

Como haría una futura mamá humana, debemos de conseguir que el ambiente familiar sea tranquilo. Cuando se tienen niños pequeños esto a veces no resulta fácil, pero resulta esencial para la gata y sus bebés. Una buena manera de conseguirlo es dejándole una habitación para ella sola, donde será probable que tenga allí a sus crías. En esta habitación tiene que tener el comedero y el bebedero, además de una cama que sea cómoda y que pueda albergar a su progenie.

Otras cosas que podemos hacer para que se mantenga relajada es la de poner música clásica con un volumen bajo, y sobretodo darle muchos, muchos mimos para que todo salga según lo esperado.

Gata embarazada

Y, por cierto, ¡enhorabuena! 🙂


Escribe un comentario