¿Cómo conquistaron el mundo los gatos?

Gato atigrado adulto

El precioso gato que ahora está descansando tranquilamente en nuestro sofá, ese que nos mira con esos ojos tan dulces y tiernos que te dan ganas de comértelos a besos, y que se pone a ronronear cada vez que le acariciamos la espalda o su cabecita, tiene antepasados que viajaron en barcos vikingos.

Y no sólo eso, sino que si bien hasta ahora se creía que los Felis catus habían salido de Egipto para repartise el resto del mundo en una sola expansión, en realidad no fue así. Descubre cómo conquistaron el mundo los gatos.

Gracias a la caída en el costo de los análisis de ADN, los investigadores pueden saber más detalles sobre el pasado de estos magníficos y enigmáticos animales. Así, la genetista Eva-Maria Geigl, del Instituto Jacqued Monod de París, llevó a cabo un estudio sorprendente, en el que se revela que los pequeños felinos acompañaron a los vikingos y a los comerciantes en sus barcas para, así, llegar a otras partes del mundo y, de paso, darse un paseo por el océano, algo que les era completamente desconocido hasta entonces.

Geigl y su equipo, analizaron el ADN mitocondrial -el cual pasa de madres a hijos sin modificarse- de 209 gatos domésticos de 30 sitios arqueológicos de Europa, África y Oriente Medio. Estos animales abarcan la historia humana desde la creación de la agricultura hasta el siglo 18.

Gato adulto en el exterior

El resultado debió de sorprenderles tanto como seguramente te sorprenda a ti: los gatos se repartieron el mundo en dos oleadas. La primera ocurrió cuando la agricultura apareció en el este de Turquía y el Mediterráneo, donde viven los antepasados de los gatos domésticos. Según se sospecha, el grano atraída a los roedores, y éstos a su vez atraían a los gatos, los cuales empezaron a ser vistos con muy buenos ojos por los agricultores.

La segunda expansión ocurrió varios miles de años más tarde, en Bulgaria, Turquía y la África subsahariana, entre los siglos cuarto a. C. y cuarto d. C. Por ese entonces los marineros es probable que ya hubiesen visto al gato el compañero que tanto necesitaban para mantener a raya a los roedores. De hecho, se encontró un gato con el ADN mitocondrial egipcio en un sitio vikingo en el norte de Alemania, que data de entre los años 700 y 1000 d.C.

Así pues, la domesticación del gato no ocurrió hace 4000 años como se creía, sino hace, por lo menos, 6000 años.

El estudio ha sido publicado en la reviste Nature, y puedes leerlo haciendo clic aquí.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario