¿Cómo ayudo a mi gato con la mudanza?

Gato naranja

A los gatos, por lo general, no les gustan los cambios, ya que necesitan tenerlo todo controlado, y eso implica dejar su olor por todos aquellos rincones que consideran suyos. Una vez que han conseguido su propósito de adueñarse del hogar, por si acaso siguen con la tarea de restregarse especialmente por las zonas donde pasa más el tiempo, como la habitación donde echa sus siestas.

Pero claro, cuando nos mudamos, nuestro peludo ha de empezar de cero, con el añadido del estrés que supone la mudanza. Así que, ¿cómo ayudo a mi gato con el cambio?

Aunque lo ideal sería ir poco a poco, es decir, llevar al gato a nuestro futuro hogar un ratito durante varios días antes de la mudanza para que se vaya acostumbrando, la mayoría de las veces no se puede hacer. Pero no te preocupes. En clínicas veterinarias y/o en tiendas de animales encontrarás productos que ayudarán a que tu peludo se sienta tranquilo y relajado.

Pero… la familia también tiene que hacer sus deberes. Hemos hablado en anteriores ocasiones que podemos contagiar a nuestro amigo de nuestras emociones, lo cual quiere decir que si nos sentimos tensos, el felino también se sentirá incómodo. Nuestro deber como cuidadores será el siguiente: estar tranquilos -en la medida de lo posible- para facilitarle la adaptación.

Gato gris

Cuando ya estéis en el nuevo hogar, es importante dejar que el gato explore su nuevo hogar durante todo el tiempo que necesite. Para facilitarle aún más el cambio, se deberá de proporcionarle una pieza de ropa (una bufanda que haya llevado el día anterior, por ejemplo) de la persona que más seguro le haga sentir.

La adaptación total se dará en cuanto el peludo se eche a dormir en su cama, o sienta deseos de jugar. Puede tardar más, o puede tardar menos.Cada gato tiene su ritmo, pero por lo general en cuestión de pocos días se sentirá, de nuevo, como en casa.


Escribe un comentario