Celo y apareamiento

Celo y apareamiento

El gato tiene una forma exclusiva de reproducción desarrollada para ajustarse a las necesidades de un cazador independiente. Como la mayoría de las especies, el macho siempre está preparado para aparearse, pero las hembras sólo ovulan después del apareamiento, un método eficiente para evitar la pérdida de material genético. Las hembras se ponen en celo con más frecuencia cuando la luz del día aumenta, y dan a luz en la época del año en que la comida es más abundante.

Cuando una hembra está en celo maúlla y clava las uñas en el suelo o en la alfombra levantando ligeramente los cuartos traseros. A menudo los dueños piensan que sus gatos sufren algún malestar pero sólo es el modo natural de mostrar que está en celo.

Durante la mayor parte de la historia evolutiva, el gato fue un cazador solitario en las áridas regiones del norte de África. Después de abandonar la camada, el único momento en que estaba en contacto con otros gatos era durante las disputas de territorio o el apareamiento.

Las especies sociales como los humanos o los perros siempre tienen compañeros disponibles, por lo que las hembras pueden permitirse producir óvulos, liberarlos y, luego escoger un macho que los fertilice. Pero en las solitarias circunstancias del desarrollo del gato se produjo un esquema diferente. El acto físico de apareamiento induce a las gatas a ovular. Los óvulos se liberan después de que la hembra se haya apareado con éxito, normalmente varias veces.

Como sucede con otros animales, la hembra deja marcas de olor en la orina que dan pistas de su fertilidad. Cuando se pone en celo también usa su voz y emite un ruido gatuno que se oye a gran distancia, para informar a los machos de su receptividad. El macho que se aproxima se comporta de un modo circunstancial y sólo la monta después de que la gata se le acerque.

El gato macho la sujeta por el cuello sin hacerle daño, y el cortejo puede durar horas, el apareamiento sólo dura unos segundos.

 


Categorías

Cría de gatos

Rosa Sanchez

Puedo decir que el gato puede ser el mejor amigo del hombre. Rodeada siempre de ellos me impresionan y me maravillan por la gran capacidad que tienen... Ver perfil ›

Escribe un comentario