Cazando en casa: Juegos individuales de los gatos

Gato pescando

Desde pequeño hemos visto como nuestro gato juega con todo y todos, y de mil y una formas, pero pocas veces se comprende que esto no es solo una forma de entretenimiento para matar el tiempo, sino que podríamos compararlo con rigurosas sesiones de entrenamiento para subsistir en el medio.

Como todos los animales, los gatos conservan el instinto de sus ancestros silvestres, y, por más domesticados que estén, ese instinto les lleva a comportarse de determinadas formas que para nosotros y dentro de la casa, parecen fuera de lugar.

Alguno de estos comportamientos se reflejan perfectamente en los juegos individuales del gato, considerados por los expertos en comportamiento animal una práctica de sus facultades predatorias.

Si observamos a nuestro gato cuando juega solo, normalmente a partir de la sexta semana de vida, veremos que realiza frecuentemente una serie de movimientos concretos, como agacharse y saltar sobre algo, arrojar un objeto al aire mientras yace de espalda o dar manotazos; pues te sorprenderá saber que todos estos movimientos son formas de practicar tácticas de cacería para determinadas presas, que se podrían diferencias en cuatro tipos.

  • Perseguir y acechar un conejo.
  • Cazar un roedor.
  • Saltar para agarrar a un ave.
  • Atrapar un pez y sacarlo del agua.

Gato jugando con un corchoCon esos puntos se han resumido los principales tipos de presas que tendrían los gatos en una vida silvestre, y de los que se observan determinadas formas y técnicas de cazarlas que han permanecido latentes en el instinto felino, por lo que las seguirán practicando y desarrollando aunque nunca hayan vivido en la naturaleza o cazado realmente.

Por ejemplo,  cuando los gatos juegan a arrojar distintos elementos sobre su cabeza, se estima que en realidad están practicando su técnica de pesca, la cual, en estado natural, consiste en agacharse sobre la rivera del río y aguardar a que un pez se coloque a su alcance; ni bien éste aparece, el gato lo atrapa con su zarpa en un rápido movimiento y, clavándole sus uñas, lo saca del agua lanzándolo sobre su cabeza.

Luego de leído todo esto, pensarás: “Tengo un gato salvaje en casa!”, pero tranquilo, no es así. Como ya te dijimos, todo se debe a los instintos y conocimientos trasmitidos a través de los genes. Además, todos estos ejercicios tu gatito los vuelca en forma de juegos, por lo que, a parte de brindarle una buena dosis de actividad física, constituye una excelente forma de mantenerlo entretenido por un buen rato.

Foto Vía: blogdehumor.com / mascotass.com


Escribe un comentario