Castración de gatos

Existen diferentes opiniones acerca de la castración de los gatos. Muchas veces los dueños no saben que hacer y los medios de comunicación suelen confundirlos aun más. Por eso cuando se trata de la salud de tu mascota lo mejor que puedes hacer es consultar con tu veterinario. Por otro lado no es lo mismo castra a un gato macho que a una hembra. Si bien el fin es el mismo, la intervención que se debe hacer es, obviamente, diferente.

Los gatos cuando se encuentran en celo suelen pasear todo el día, teniendo la necesidad de salir de la casa y orinar limitando las zonas para así disputar a la hembra. En estas ocasiones es difícil de calmarlos y es normal que se peleen con otros gatos a fin de ganar su objetivo. Para muchos profesionales ante estas situaciones, y considerando que en ocasiones ponen en peligro su integridad, no queda otra alternativa más que castración.

La reproducción de estos animales está relacionada con la luz del ambiente y buscaran salir cuando estén en celo. Si los castras evitaras que se vivan peleando por las hembras o por sus espacios. De esta manera evitara contagiarse, también, diferentes enfermedades.

La castración de los machos es una operación muy simple en la que se extraen los testículos del gato dejando la piel que los protegía (escroto), el momento ideal par operarlos es cuando el gato tiene seis meses de vida. El único problema es que debemos cuidar su dieta ya que los gatos castrados suelen volverse más gordos al tener los estrógenos circulantes sin control y su organismo empieza a acumular grasa.

El gato no se dará ni cuenta de lo que sucede, lo único que le pasará es no tener ganas de tener relaciones sexuales.


Categorías

Gatos

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Escribe un comentario