Cáncer de médula ósea en gatos

Cuando tenemos un animalito en casa, es muy difícil imaginar o siquiera pensar que su salud se puede encontrar en riesgo, especialmente cuando lo llevamos al veterinario y este menciona la palabra “cáncer de médula ósea”. Lo más probable es que en ese instante un escalofrío recorra cada parte de nuestro cuerpo y empecemos a preocuparnos muchísimo; y no es para menos, ya que los animales se convierten en un miembro más de la familia.

Es importante saber que, el cáncer de médula ósea en los gatos, es una enfermedad que puede llegar a afectar sobretodo, a aquellos gatos que se encuentran en la tercera edad, es decir entre los 6 y los 13 años. Generalmente es una enfermedad que afecta las células plasmáticas y puede llegar a tener una sistemologia muy parecida al cáncer que padecemos los seres humanos. El día de hoy queremos brindarles algunos consejos para que pueda aprender a manejar esta enfermedad, que lastimosamente es mortal.

Primero que todo,  a este tipo de cáncer también se le conoce con el nombre de mieloma múltiple en los gatos, y es una de las formas más extrañas de leucemia felina. Se origina en la médula ósea y a partir de ahí, se empieza a regar por todos los órganos del cuerpo del animalito. Cabe destacar que es un tipo de cáncer muy raro en gatos, por lo que la información que se puede conseguir es limitada.

Existen algunos síntomas generales que se pueden observar en un gato que tiene cáncer de médula ósea, como por ejemplo, fiebre, aumento de la sed y de la micción, incontinencia urinaria, sangrado en su nariz y dentro de sus ojos,  pérdida de peso y pérdida del apetito, entre otros. Una vez se ha diagnosticado al animal con esta enfermedad, el tratamiento consistirá en la hospitalización, y el proceso de radioterapia y la administración de antibióticos agresivos.


Escribe un comentario