Cambios de comportamiento repentinos en gatos

Gato siamés

Cada gato tiene su ”personalidad” propia, y en este aspecto, serán muy raras las veces en las que nos sorprenda una vez que sepamos cuál es el carácter de nuestro amigo. Son tan pocas, que tenemos tendencia a preocuparnos: pensamos que algo malo le pasa, y si bien puede ser esa la razón, no siempre es del todo cierto.

Hoy te explicaré los motivos que pueden provocar cambios de comportamiento repentino en gatos.

Estos animales son, por lo general, muy sociables. Esto es algo que comprobamos a diario conviviendo con ellos: les gusta que les acaricien, que jueguen con ellos, … en definitiva, que disfrutemos de su compañía. Ahora bien, cuando no tenemos cubiertas algunas de sus necesidades, es posible que cambien su comportamiento: quizás se vuelvan más ariscos, se aíslen o muestren comportamientos agresivos fruto de esta desatención, de ese ”abandono emocional” (esto es, dejarle de dar cariño).

Hay gatos que dan mucho más de lo que reciben. Son aquellos mega-cariñosos a los que les gusta estar todo el día cerca de una persona que le acaricie, pero que a cambio no recibe más que comida, agua y un techo. Aunque afortunadamente cada vez es menos frecuente, hay quien sigue pensando que los gatos sólo necesitan esas tres cosas, y no es así. Un gato es un miembro de la familia que también necesita cariño y atenciones. Todos los días.

Gato común europeo

Los cambios repentinos pueden ser causados por la falta de atención de su cuidador, pero además puede que tenga algún dolor o malestar. No está de más la visita al veterinario, pero si tu familia o tú estáis pasando por un mal momento, casi con total seguridad el animal lo está percibiendo, algo que le hará sentir incómodo.

La solución pasa por… una buena ración de mimos a diario 🙂 . No se trata de agobiarlo, pero sí de demostrarle lo mucho que le quieres. Dale de tanto en cuando premios para gatos, ¡le hará feliz!


Escribe un comentario