Cafeterías atendidas por gatos en Japón

Pese a que Japón aun sigue sufriendo las consecuencias de la catástrofe del 2011, el amor de los nipones por las mascotas, y especialmente los gatos, no ha disminuido para nada, y las cafeterías para gatos que tanto se popularizaron en Tokio a partir del 2010 aun siguen siendo un éxito.

Pero más que Cafeterías para gatos, son cafeterías para personas, atendidas por gatos! Sí, aunque parezca increíble, en estos establecimientos los gatos trabajan como en un servicio de compañía, donde las personas pueden estar tranquilamente, bebiendo algo, y con la agradable compañía de alguno de los mininos que rondan por los locales.

La mayoría de estas cafeterías cobran entre 4 y 5 dólares por media hora de estancia en el local, luego de lo cual se le sumaria 1 dólar por cada 10 minutos. Curiosamente, a la clientela no se le sirve ningún tipo de alimento, sino únicamente bebidas como jugos naturales, te, café y hasta cerveza, pero el principal servicio que buscan las personas que llegan a estas singulares cafeterías es la paz y el relax que brindan estos gatos, muchas veces tan incomprendidos y discriminados en Occidente.

Pero que hace que estos emprendimientos tengan tanto éxito? Mucho tienen que ver diversas características de la población nipona, como que la tercera parte de la población viva independientemente, y el hecho cada vez más extendido de prohibir mascotas en los apartamentos.

De ahí que muchas personas, entre la que no se distinguen hombres de mujeres, ni rangos etareos, pasan incluso hasta 2 o 3 veces por semana por una de estas cafeterías para gatos para compartir un momento con su animalito preferido. Porque todos los clientes habituales lo tienen.

Es sorprendente el contraste que puede llegar a existir entre un lugar del mundo y otro. Cuando en lugares como Japón se paga para estar unos minutos con un gato, en países como España el número de abandonos crece día a día.

Esperemos que este caso en el Imperio del Sol Naciente sirva de ejemplo y reflexión sobre lo maravilloso que puede llegar a ser el hecho de convivir y estar en compañía de un gato.


Escribe un comentario