Bebé y gato puede convivir sin problemas

Hoy voy a compartir una entrada que seguramente pueda ayudar a todas aquellas mujeres que están embarazadas o ya tienen el bebé en casa y están preocupadas por cómo se comportará el gato. Seguramente que muchas personas, sobre todo aquellas que no tienen mucha idea, te dirán que quites el gato y te contarán infinidad de leyendas urbanas de lo malos que son los gatos cuando un bebé llega a casa. Ni caso.

Personalmente llevo conviviendo con gatos desde el primer momento que tuve a mi hija, y os puedo asegurar que jamás el gato dio problemas, en cuanto adaptación con el nuevo miembro de la familia, ni su comportamiento varió ni tampoco tuvo una mala conducta, y todo porque desde el primer momento nos mentalizamos de que los bebés y los gatos pueden convivir en armonía.


Los gatos no son celosos ni tampoco envidiosos. Otra cosa es que el gato, al llegar un nuevo miembro al hogar comience a generar una especie de estrés, pero solo si su rutina se ve modificada. Y si así fuera, en ningún momento descargará su malestar con el bebé, siempre lo hará de un modo que llame la atención como hacer pipí fuera de su cajita de aseo.

Simplemente no hay porqué cambiar el comportamiento hacia el gato. Debemos de actuar con el gato como siempre hemos hecho, atenciones, mimos, juegos. Que no se sienta desplazado. Gato y bebé pueden convivir sin problemas.

Si lo hacéis así, y bajo mi experiencia personal veréis que a los pocos días de la llegada del bebé convivirán en amor y buena compañía. Eso sí, hay que dejar que el gato siga estando en los mismos lugares de antes de la llegada del bebé. Así veréis cómo el gato poco a poco se va familiarizando con su olor y sus enseres y acepta hay un nuevo miembro en la casa, porque sus feromonas así se lo indicarán.

Tampoco hay problemas en cuanto, a que el gato pueda acercarse al bebé, como mucho lo mirará en la distancia con curiosidad, y al paso del tiempo será el bebé quien tenga más curiosidad por descubrir al felino.

Poco a poco, y esto es otra experiencia más, veréis cómo muchas veces tendréis que quitar al gato de la cuna para acostar al bebé o de la sillita de paseo. También es recomendable, y más por precaución, estar pendiente de que el gato no se suba a la cuna del bebé cuando éste esté dormido, más que nada por precaución y durante los primeros meses.

 


Categorías

Gatos

Rosa Sanchez

Puedo decir que el gato puede ser el mejor amigo del hombre. Rodeada siempre de ellos me impresionan y me maravillan por la gran capacidad que tienen... Ver perfil ›

Escribe un comentario