Ayuda al Parto de tu Gata


Generalmente el momento del parto y del embarazo es una de las épocas en as que nuestra gata se encuentra más sensible y que requiere mayores cuidados y mucha atención. Es por este motivo, que nosotros aunque tratemos de guardar distancia, sobretodo cuando se encuentra durante el parto, debemos estar alertas ante cualquier complicación para poner nuestras manos a la obra y ayudarla en lo que esta necesite.

Generalmente, las gatas no suelen tener ningún tipo de problemas o inconvenientes durante el parto, y ellas solas llevan a cabo el alumbramiento. Tenemos que dejarle sola y en libertad para que antes del parto, pueda ser la gata quien elija el lugar que considere oportuno, más tranquilo y seguro para dar a luz a sus cachorritos, tratando de no obligarla a un lugar determinado.

Sin embargo, aunque debemos dejarla sola en este proceso, no quiere decir que debemos desentendernos de la situación, ya que en caso que haya elegido el suelo frio, aunque no debemos moverla a otro lugar, si es responsabilidad nuestra poner algunas toallas para mantener a los recién nacidos calientes.

De igual manera, tenemos que encontrarnos cerca de ella, para vigilar que tanto el parto como los cachorros se encuentren en perfecto estado, para evitar que cualquier complicación ponga en riesgo la vida de la madre o de alguno de los bebés. Recuerda que el día del parto, es bastante frecuente que la gata no coma, por lo que no te preocupes si la ves jadeando y se muestra inapetente. De igual manera, será bastante normal que la veas lamiéndose la vulva con mucha frecuencia, no te preocupes, es algo totalmente normal, ya que se encuentra limpiándose su cuerpo y preparándose para la llegada de sus cachorros.


Escribe un comentario