Aprendiendo a Interpretar el Lenguaje de los Maullidos


Cualquier persona que haya tenido un gato en casa, o que simplemente haya compartido un tiempo con algún animalito de esta especie, seguramente se habrá dado cuenta que estos animales, además de ser bastante expresivos a través de su lenguaje corporal, también tienen una forma muy peculiar de expresarse vocalmente con sus maullidos y ronroneos que varían de intensidad, y de longitud, según el estado de ánimo del gato o la situación en la que se encuentre.

Los gatos, tienen un oído muy sensible que les permite responder a los estímulos vocales que nosotros los humanos producimos. Además, estos inteligentes animalitos son capaces de escucharnos y de determinar nuestro estado anímico según el tono de nuestra voz y el volumen que utilicemos para hablarles. De igual manera, los gatos también podrán respondernos de alguna u otra forma, por lo que es recomendable hablarles mucho a estos animalitos para que recibamos mas respuestas vocales de parte de ellos.

Podemos distinguir tres clases de maullidos:

  • El maullido corto: el que al principio es poco audible pero que va creciendo en intensidad, y es utilizado para llamar nuestra atención. En muchas ocasiones puede maullar tan fuerte que pareciera que el gato nos esta regañando por no prestarle la atención que el necesita.
  • Maullido de saludo: este maullido de saludo es mucho mas suave y tierno.
  • Maullido de Celo: que se produce durante la época en la que se encuentran en celo, y sirve para llamar la atención del sexo opuesto. Este tipo de maullido se caracteriza por ser prolongado y un poco entrecortado.

De igual manera,  nuestro animalito puede expresarse a través del bufido, que se presenta cuando nuestro animalito quiere darnos una señal de aviso y empieza a expulsar fuertemente aire por la boca.


Escribe un comentario