Antropomorfismo

 

gatos, disfraz, antropomorfismo

 

Quizás ahora mismo no sepas lo que es el antropomorfismo ni a lo que nos estamos refiriendo. Pero si buscamos en un diccionario el significado de esta palabra encontraremos lo siguiente: Es una forma de personificación (aplicar cualidades humanas o animales a objetos inanimados); es la atribución de características y cualidades humanas a seres no humanos, objetos o fenómenos naturales.

Con el antropomorfismo se define la acción de aplicar características y cualidades humanas a los animales y, en lo que nos toca, a los gatos, de modo que podamos pensar que un gato puede llegar a ser un ser humano (salvo por el idioma) y que puede llegar incluso a comportarse como tal.

Con esto nos referimos a vestir a los gatos como humanos (aún cuando son disfraces), a darles comida con cuchara, a hacer una rutina "humana" con un animal, etc. Cosas que no son propias de los gatos y que, sin embargo, a veces les atribuímos.

¿Es este comportamiento malo? Bueno no es, pero tampoco muy malo. Tiene sus consecuencias en los animales, como casi todo, y no es bueno hacer que un animal piense que es otra cosa porque puede "pensar" que es superior a otros y comportarse de un podo que no debiera.

Es bonito acurrucarse junto a tu gato cuando es pequeño en el sofá pero, ¿y si de mayor no te deja acercarte al sofá? ¿Y si se hace dueño de una habitación y araña y te ataca cuando intentas entrar. ¿Y si es demasiado posesivo y no quiere que te acerques a tu mujer/hija/hijo?


Escribe un comentario