Alergia a las pulgas en los gatos

Gato lamiéndose por alergia a las pulgas

Las pulgas son una amenaza siempre latente para nuestros gatos aunque lo mantengamos en un buen estado higiénico y sanitario, y especialmente en primavera y verano este peligro se acrecienta.

Y no solo hablamos de la incomodidad y debilitamiento que estos parásitos producen en el gato, sino en algo que puede ser aun peor en caso de que nuestra mascota sea alérgica a las pulgas: el DAPP, o Dermatitis Alérgica a la Picadura de Pulga.

Este cuadro se presenta en los gatos alérgicos ni bien son picados por la pulga, cuya saliva puede provocar una notoria inflamación cutánea, de la que podremos darnos cuenta de ello si observamos que nuestra mascota se lame y rasca en exceso en una determinada zona. Además, es común en estos casos que el gato sufra de alopecia, o perdida de pelo, especialmente en el cuello, pero también en patas, abdomen y en la cabeza.

Gato con alergia a las pulgas

Una vez producida la alergia, la zona más afectada comenzará a descarnarse y a producir costras, con un nivel de picazón cada vez más alto que, además de una gran agitación en nuestra mascota, podría provocar que ella misma se lastime aun más al intentar rascarse.

Si notas cualquiera de estos síntomas, no esperes a que se sane con algún tratamiento casero o simplemente con el tiempo, debes llevarlo de inmediato al veterinario. Y presta especial atención a esta alergia durante la primavera y el verano, ya que son las estaciones en que la presencia de pulgas afecta más a los gatos.


Escribe un comentario