Adiestrar a los gatos

 

 

¿Y por qué no? Las personas solemos adiestrar a los perros para que se sienten, se tumben, nos den la pata, etc. ¿por qué no podemos hacer lo mismo con un gato?

En principio puede resultar algo extraño porque no es que se vean muchos gatos adiestrados que nos den la pata cuando se la pedimos o que se estén quietos a una orden nuestra, pero la realidad es que un gato puede ser adiestrado como un perro.

Cuando se adiestra un perro se necesita paciencia y mucha repetición. En el caso de los gatos ocurre exactamente igual, requieren de paciencia y repetición de aquello que queremos enseñarle. Cuanto más pequeños se empiecen a educar más fácil será.

Un ejemplo, ¿has probado a tirarle de los bigotes a un gato? ¿O de las orejas o rabo? Lo más seguro es que te acabe arañando porque no es algo que les guste mucho, pero te puedo decir que yo he logrado conseguir que un gato se quede quieto mientras le haga cualquier "monería", y no es que supiera lo que hacía (apenas si tenía 9 años), es paciencia y, sobre todo, y algo que quizás olvidamos, no tenerle miedo.

Los animales sienten el miedo que podemos tenerles y lo utilizan en nuestra contra. Por tanto, si no les tenemos miedo y nos convencemos a nosotros mismos de que va a salir bien y confiamos en ellos, entonces aprenderán incluso más rápidamente.


Escribe un comentario