Ácaros en los Oídos

Los ácaros del oído son muy comunes y extremadamente contagiosos. Viven generalmente en la superficie de la piel de los canales del oído, de la cabeza, del cuello y hasta en el cuerpo de su mascota.

Se alimentan principalmente de las secreciones de tejido y pueden ser distinguidos porque parecen granos de café.

Los ácaros de los oídos son considerados una de las principales causas de las inflamaciones y de las infecciones de los oídos de nuestras mascotas. Si no son tratados a tiempo, estos parásitos pueden generar un desorden del oído medio.

A diferencia de lo que muchos piensan, los ácaros no son producidos necesariamente por una mala o una pobre higiene de los oídos de su gato. Son producidos por un parásito muy pequeño llamado Otodectes cynotis, que vive en la superficie de la piel de su mascota, y que además por ser tan fácil de contagiar, puede ser adquirido al contacto con otro animal infectado.

Entre los síntomas más comunes que pueden ser un llamado de atención:

  • Si empieza a notar que hay mal olor proveniente de los oídos de su gato.
  • Cuando nuestros gatitos se rascan de forma feroz y excesiva los oídos.
  • Acumulación anormal de cera en los oídos.
  • Si se encuentra con esos ácaros o parásitos que se asemejan a los gránulos de café.
  • Si los oídos de su gato empiezan a presentar rastros de sangrado.

Es muy importante que los ácaros de los oídos sean tratados lo antes posible, ya que como dije anteriormente son una causa importante de las infecciones de los oídos. Aunque existen numerosos productos en el mercado para tratar estos parásitos, es aconsejable visitar primero a su veterinario, para que sea él quien dictamine qué es lo mejor para su mascota. Como primera instancia el médico limpiará los oídos de su animal y luego le podrá prescribir alguna medicina para los oídos como Fipronil, Selamectin o Ivermectin para tratar la piel infectada. Se debe tener paciencia pues el tratamiento puede durar de 2 a cuatro semanas para acabar por completo con este parásito.


Escribe un comentario