10 increíbles curiosidades sobre los gatos

Gato tranquilo

Los gatos son unos auténticos maestros del misterio. Se dejan querer, pero actúan de una manera muy particular. A veces nos dan a entender que los hemos domesticado, pero en otras ocasiones nos hacen ver que somos nosotros los que estamos siendo domesticados por ellos. Para entenderlos mejor, los podemos comparar con los perros: los canes siempre tratan de complacernos, siempre, pase lo que pase, por el contrario si quieres ganarte la confianza de un felino, debes de ir poco a poco.

Pero aún hay más cosas que los hacen ser únicos. En este especial te voy a hablar sobre 10 increíbles curiosidades sobre los gatos.

1.- El mensaje que ocultan los lamidos en piel o cabello

Gato curioso

¿Cuántas veces te ha lamido la piel o el cabello? ¿Muchas? ¿Pocas? En cualquier caso, debes saber que ese es un motivo más que suficiente para sentirse muy bien, muy alegre. Sí, sí, si pensabas que lo hacía tan sólo para limpiarte, te equivocabas. En realidad, te estaba acicalando. Y sólo acicala a alguien (tenga dos piernas o cuatro patas) a quien realmente considera un igual.

2.- Tumbarse boca arriba, el clásico saludo cariñoso

Y es que cuando se tumba en esa posición, no tiene cómo defenderse, entonces claro, para que se coloque de esa manera tiene que estar ante alguien a quien sienta un gran aprecio y confianza. 

3.- Tú formas parte de su territorio

Gato negro de pelo largo

No lo digo yo, sino sus feromonas. El gato deja su huella cuando marca con su orina, pero también cuando se frota contra algo o alguien con su cara. Esta es la manera que tiene de decirle al resto de la familia o de la fauna que haya por la zona que esa parte es suya. Así que cada vez que se frote contigo, será como si te dijera que formas parte de él.

4.- El maullido es sólo para que los humanos le presten atención

El gato rara vez usa el maullido para comunicarse con otros de su especie. Lo hacen, sí, pero por lo que he podido ver, o mejor dicho escuchar, sólo se comunican mediante maullidos cuando son muy amigos y van a empezar a jugar, o cuando uno de ellos empuja sin querer a otro y éste se molesta. Pero en cambio cuando se trata de comunicar algo al humano, usa el maullido siempre. Ha aprendido que nosotros solemos responder a él, ya sea girándonos para ver qué es lo que desea, o diciendo ”miau” o ”meow”.

5.- La importancia del aseo

Gatito aseándose

Pasa hasta un 50% de su vida aseándose. ¡Un 50%! Todos sabemos lo importante que es el aseo personal, pero también sabemos que los extremos son muy perjudiciales. Lo que ocurre en el gato es que el ”punto medio” está a bastante distancia del nuestro. Pero todo esto tiene su por qué, su motivo, y es que, al tratarse de un animal depredador, debe de evitar a toda costa desprender olores que puedan, por una parte, alertar a sus presas, y por otra, que otros depredadores lo descubran a él. Además, al asearse se estimula la circulación sanguínea, al mismo tiempo que se quita el pelo muerto.

6.- ¿Quieres ser amigo de tu gato? No lo trates como a un humano

En esta sección voy a comentarte dos cosas: la primera es sobre los gritos, los golpes y demás que todavía hoy se usan para supuestamente educar al gato; y la segunda es la ”humanización” a la que muchos de ellos se están viendo sometidos. Para empezar, no se puede educar a nadie con malos tratos, a menos que, como decía una persona más que conocida por hacer programas de televisión sobre animales, les quieras romper el alma. Conseguirás que haga lo que quieras, pero por miedo. Y así no va a ser feliz nunca. Nadie merece vivir con miedo a que le den una paliza por no haber hecho esto o lo otro.

Otro tema igual de importante es justo el otro extremo: la humanización. Vestidos para gatos, ponerle su plato en la mesa como si fuera una persona más, … en fin, todo este tipo de cosas que impiden que el gato se comporte como lo que es: ni más ni menos que un gato. Él no necesita ropa (a menos, claro está, que sea un, por ejemplo, Sphynx viviendo en una zona donde el clima es fresco) ni maquillaje, y en ningún caso hay que dejarle comer con nosotros en la mesa porque no es natural para él compartir la comida con alguien más, excepto si está viviendo en la calle y forma parte de una colonia felina.

7.- La vida en una siesta de 18 horas

Gato durmiendo

Sí, señores/as, sí, el gato puede dormir hasta 18 horas al día, y cuando son pequeños pueden hacerlo hasta 20h. Es muchísimo tiempo, ¿verdad? Pero aún y cuando esté dormido, está alerta, por lo que se dará buena cuenta de cuando llegas a casa después de trabajar., y si has ido a comprar sus latas favoritas, lo tendrás delante de ti en menos tiempo de lo que imaginas 😉 .

8.- Los gatos de tres o cuatro colores son mayormente hembras

Esto es así porque el gen que determina el color naranja, el gen O (de Orange = Naranja en inglés) y sus variantes está ligado al cromosoma X. Los machos son XY, es decir que heredan un gen para el naranja, que será el de la madre, de modo que sólo podrán ser naranjas (si es O) o no naranjas (si es o). Si algún macho sale tricolor, lo que sería XXY, serán estériles.

Las hembras son XX, por lo que es mucho más fácil que ellas sean tricolores que ellos.

9.- La nariz de tu gato es única

Nariz de gato gris

Al igual que la nuestra. No hay dos iguales. Cada gato tiene su única y exclusiva nariz, aunque parezca que todas se parecen. Es su particular huella digital.

10.- Una lengua con ganchos

La lengua del gato está formada por diminutos ganchos que le ayudan a desgarrar la carne. Al ser un animal depredador, es por lo tanto carnívoro, así que necesita una lengua con la que pueda poder comer bien.

¿Conoces otras curiosidades sobre gatos? No dudes en comentarlas en los Comentarios 🙂 .


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

4 comentarios

  1.   Lucia Estraño dijo

    interesante gracias por compartir

    1.    Monica Sanchez dijo

      Gracias a ti, un saludo 🙂

  2.   Mar c dijo

    Que hago para que mi gata deje de gruñir y se me mande a rasguñarme ? Como corregirla sin gritarla o pegarle con periódico.?

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Mar c.
      Lo primero que tienes que hacer es ganarte su confianza. Un gato que tiene confianza en un humano nunca va a gruñirle. Para conseguirlo, ofrécele golosinas para gatos, o sorpréndela de vez en cuando con una lata de pienso húmedo, juega con ella a diario, y háblale siempre en un tono de voz normal, calmada.
      Otra cosa que puedes empezar a hacer es mirarla con cariño con los ojos semi-cerrados. Esto es algo que hacen todos los gatos cuando quieren expresar el aprecio que sienten por otro, gato o persona.

      Para que no te arañe, simplemente has de detener el juego en cuanto veas que pretende hacerlo. Poco a poco entenderá que si araña, no hay juego. Así que si quiere jugar, tendrá que aprender a no arañar. Y, por cierto, si no tiene un rascador, es conveniente que tenga uno, aunque sea una simple alfombra-rascador, las cuales son muy económicas.

      El modo en el que se juega también es importante: siempre, siempre hay que usar un juguete (un plumero, por ejemplo). No hay que jugar como si jugásemos con los perros, haciendo como que gruñimos, o le damos ”bocados” con las manos, o ese tipo de cosas, porque de hacerlo el gato nos atacará.

      Un saludo.

Escribe un comentario