¿Cómo cepillamos nuestra mascota?


Pocos animales domésticos son tan limpios como los gatos, incluso me atrevería a decir que son los animales más limpios que existen en el planeta. Los gatos se esmeran constantemente por permanecer todo el tiempo limpio, utilizando su lengua áspera y eliminando cualquier tipo de suciedad de su pelaje y de su cuerpo.

Desafortunadamente, en muchas ocasiones, cuando no eliminamos y cepillamos su pelo, este queda acumulado en su estómago formando bolas de pelo que como ya hemos mencionado en otras entradas, pueden ser causantes de problemas digestivos y estomacales. Es por este motivo que el día de hoy, vamos a hablarte un poco acerca de cómo cepillar a tu mascota para que tenga siempre un pelaje brillante y se mantenga en perfecto estado de salud.

Primero que todo, te recomiendo que lo cepilles con energía, pero tratando de no utilizar mucha fuerza, ya que no queremos arañarlo con el cepillo ni causarle ningún tipo de daño en su piel. Recuerda que el cepillado debe ser una experiencia placentera tanto para el animal como para nosotros, por lo que queremos ser lo más dóciles que podamos. Si en algún momento del cepillado el gato empieza a llorar o a quejarse ,es importante que nos detengamos de inmediato y exploremos la zona para averiguar qué es lo que le molesta.

La primer parte que debemos empezar a cepillar es su cuello y su pecho, ya que los relaja y los tranquiliza. Después podemos continuar cepillando la garganta y el pecho bajo hasta llegar a sus patitas delanteras. Recuerda que debes ser cuidadoso para evitar cualquier tipo de maltrato con el cepillo, sobretodo en ciertas partes de su cuerpo que son más delicadas.

EL siguiente paso será peinar su espalda, primero por un lado y luego por el otro, tratando de realizar movimientos que sigan la ruta de la espina dorsal, pero evitando peinar las vértebras, ya que puede resultar incomodo para el animalito. Luego para cepillar las patas, es importante que encuentres una posición cómoda para ambos, te recomiendo que apoyes al gato en tu brazo y lo levantes ligeramente con tu antebrazo, de esta manera tu mascota levantará las patas traseras y podrás cepillarlo sin ningún problema.


Escribe un comentario